04/28/2015

Pone el “Ojo” la NASA en la crisis del Lago de Chapala


Lo que es un secreto a voces, pero que  muchas veces se minimiza por temporales abundantes, es documentado por la Agencia Espacial Estadounidense, en una publicación que exhibe la crisis del lago más grande de México.  


En el escrito se documentan tan sólo veinte años de historia, pero si realmente queremos encontrar los orígenes del problema, nos tendríamos que remontar al sistema de bombeo del alto Lerma en dónde también se afectó la ecología, desecando los grandes humedales y disminuyendo el caudal de ingreso a toda la cuenca. 


Otro fenómeno que no se menciona de manera somera, son las extracciones en el estado de Guanajuato, refiriéndose a ellas como: uso de agua para riego…, que si se suman a lo mencionado con anterioridad, multiplican el efecto del problema, por lo que la NASA, se centra más bien en el fenómeno del crecimiento de la zona urbana de Guadalajara.  


En éste, se menciona, la importancia para especies temporales como el pelícano blanco americano, así como el resto de la flora y fauna regional, se hace énfasis en el rápido incremento de la contaminación y las descargas sin control sobre el lago.  


En el artículo, se muestran dos imágenes, la primera de 1982 en dónde se puede apreciar claramente las dimensiones del lago, en la del 2004, se remarcan líneas con la leyenda: Marshes, que traducido al español, es: Pantanos. La agencia, explica que en el 2001, estas áreas estuvieron totalmente descubiertas y que a partir del 2003, se volvieron a inundar. 


En otra entrega diferente, los estadounidenses, refieren que, la perdida de nivel de Chapala entre 1986 y el 2001 fue del orden de los 226 Kilómetros cuadrados, con lo que cabría y sobraría para reubicar ahí en su totalidad a Washington D.C. 


Así, un problema que es latente y creciente, pero que la madre naturaleza nos hace olvidar por momentos, deberá ser abordado con seriedad desde las autoridades federales con un alto costo. El precio de la factura sigue en aumento y esperemos que no llegue al punto de ser impagable. 

 


Tomadas de: nasa.gov

Fuentes: 


 

Patrocinadores